Cultura

May 31, 2020 22:54:42       265        0

Puntualiza FCE situación de su filial en Colombia

*Desde inicios de 2020 se resuelve la situación

México, 31 de mayo (Notimex).– El Fondo de Cultura Económica (FCE) dio a conocer una serie de puntualizaciones en torno a la filial en Colombia, donde en noviembre de 2019 el departamento internacional detectó una serie de gastos irracionales, producto de la contratación, sin que hubiera aviso previo, de empresas externas que duplicaban las funciones administrativas de la editorial.

      Explicó en un comunicado que se abrió una investigación, en la que se descubrió proyectos de ampliación de la filial no autorizados, gastos indebidos en una tarjeta corporativa, una confusa administración del parking, despidos improcedentes, lo que llevó a una visita inmediata del subgerente de Relaciones Internacionales Bogotá, que regresó con un informe que confirmaba estos malos manejos.

      Tal situación se presentaba en un contexto de números rojos de operación, bodegas saturadas y aumento de la deuda con la casa matriz, temas que debían ser prioridad administrativa, por lo que a inicios de este año se llevaron a cabo reuniones en la Ciudad de México con el gerente en Bogotá, Nahum Montt, en las que se confirmó que el control de la subsidiaria lo tenía una empresa externa y se determinó que esa y otras firmas cuyos servicios se habían contratado no tenían razón de ser y ocasionaron un quebrando a la institución.

      Así, se suscribió un convenio con el gerente en el que éste se comprometió a cancelar todos los contratos con estas empresas en fecha 31 de diciembre de 2019, sin costo para el FCE, y se encontró que no había motivos para proceder jurídicamente en contra de ellas, pues durante el periodo en que estuvieron vigentes tales documentos cumplieron con los mismos. “Es decir, su contratación no fue ilegal, sino innecesaria”.

      Señaló que Montt presentó su renuncia, que no fue aceptada temporalmente en tanto no dejara en orden todos los asuntos relacionados con la cancelación de dichos contratos y la deuda creada por el uso de una tarjeta corporativa, la cual contraviene la política de austeridad y ausencia de privilegios de la casa matriz del FCE. El gerente en Colombia acordó que el pago hecho con el mencionado plástico sería cubierto por él. En cuanto pase la emergencia sanitaria se comprobará el cumplimiento de los compromisos suscritos y se procederá al relevo de la gerencia, además que se creó un sistema de fiscalización interno en la subsidiaria, a fin de mantenerla en funcionamiento.

      En tanto, Nahum Montt continúa laborando, pero en carácter de interino, y señaló que “la naturaleza jurídica con que están constituidas las subsidiarias es el derecho mercantil. Por tanto son de carácter privado. Es decir, no hay conflicto de intereses, pues los directores son empleados de la empresa y no servidores públicos. De ahí que sus atribuciones se rigen por el marco jurídico de Colombia, el cual no tiene un vínculo jurídico con la normatividad vigente en México”. Subrayó que los contratos irregulares fueron eliminados desde los primeros días de enero de 2020.