Fotorreportaje

13_12_2019_Chignahuapan: Pueblo de la eterna navidad

Enclavado entre los estados de Puebla, Tlaxcala e Hidalgo, Chignahuapan es el municipio mexicano que vive la navidad del primero de enero al 31 de diciembre, esto porque su principal actividad económica es la elaboración de esferas navideñas.


Fotografía: Gerardo Luna

Texto: Yaremi Escobar


Este proceso lo introdujo el michoacano Rafael Méndez Núñez, quien se estableció en la sierra norte de Puebla en 1968. El ingeniero químico de profesión enseñó la técnica de la “burbuja de vidrio” a los pobladores y los motivó a crear sus propios talleres. Hoy Chignahuapan es el principal productor de esferas a nivel nacional.




En esta ciudad de 760 kilómetros cuadrados es común observar talleres donde se producen esferas todo el año. Se tienen contabilizadas cerca de 400 pequeñas y medianas empresas que emplean a artesanos mexicanos.




Uno de esos talleres se convirtió en el “Castillo de la Esfera”, empresa mexicana que lleva un cuarto de siglo en funcionamiento y que actualmente da sustento a más de 700 familias chinaguapenses entre trabajadores y talleres maquiladores.




Tan sólo en esta empresa, cada artesana o artesano crean 900 esferas por día. Las elaboran desde 2 a 15 centímetros de diámetro y de figuras diversas como botas, campañas, peras, piñas, manzanas, lunetas y unicornios, entre otras.




El negocio de la familia Tirado-Lozada, que inició con cinco empleados, ahora se ha convertido en el centro de atracción de los visitantes, quienes realizan recorridos gratuitos para conocer el trabajo que realizan manos mexicanas.




“Es un trabajo que conserva una tradición. Sería más fácil que una máquina globeara o pintara; sin embargo, queremos demostrar que un talento puede sostener una familia, realzar el valor de los artesanos, y motivar a consumir lo hecho en México” comentó Arturo Amezcua, guía de recorrido del “Castillo de la Esfera”




El taller de “globeo” es el área de esta fábrica donde nacen las esferas. El cristal de borosilicato se calienta a 200 grados centígrados con un soplete y cuando el vidrio se encuentra al rojo vivo, los artesanos soplan para darle forma a estas figuras.




De ahí pasan a metalizarse, se pintan o decoran, se encasquillan y posteriormente se empacan.




A pesar de que China es el país que lidera la producción de esferas navideñas plásticas con el 92 por ciento de cobertura en el mercado internacional, Chignahuapan, Puebla, es reconocida mundialmente por la elaboración de esferas de forma artesanal.




Notimex, a través del lente de Gerardo Luna, acudió a Chignahuapan para mostrar el valor tradicional con el que cuenta, que se distingue por la dedicación y esmero de las mujeres y hombres que hacen de este municipio esferero, el pueblo de la eterna Navidad.